Made in Japan

En Uruguay, al igual que en tantos países, las referencias fotográficas provienen sobre todo de Europa y Estados Unidos.  Si pedimos a un fotógrafo uruguayo que nombre veinte autores que admira o conoce es improbable que en la lista aparezca un japonés.  Es paradójico que sigamos con avidez las novedades de la industria japonesa y usemos casi exclusivamente sus equipos, al mismo tiempo que desconocemos casi todo de su fotografía.

Quizás el más conocido de sus autores sea, entre nosotros,  Nobuyoshy Araki, difundido fuera de Japón por la editorial Taschen. Si investigamos  un poco pronto aparecerán los nombres de Daido Moriyama y Tomatsu Shomei (*), dos autores importantes reconocidos fuera de su país. Pero si nos empeñamos un poco más lo que se abre es un universo insospechado para la mayoría de nosotros por razones que remiten a la trama de las influencias culturales. Debemos a Internet la posibilidad de perforar las capas de la tradición y mirar en otras direcciones, aunque la lengua, en este caso, permanece como una barrera.

Entre las puertas de entrada a la fotografía japonesa puede citarse el libro Japanese photobooks of the 1960s and ’70s,  de Ryuchi Kaneko e Ivan Vartanian, Aperture, 2009.  Un libro sobre libros donde se reseña cerca de cuarenta títulos publicados en esos años.  Ryuchi Kaneko es un budista aficionado a la fotografía devenido editor, curador y coleccionista de photobooks,  sobre los cuales se lo considera un experto. La descripicón de cada uno de los libros es precisa y se ilustra con numerosas imágenes. Los comentarios sitúan cada una de las obras en su contexto y en la historia de su autor. Señalan su singularidad  y la novedad que representaron en el momento de su aparición.  Lo que emerge es un panorama vasto de la fotografía japonesa de aquellas décadas donde se destaca la  reorientación subjetiva de la foto documental, la experimentación estética en las fotos y en el diseño de los libros,  la agitación política y las miradas novedosas sobre la sexualidad y la vida privada, entre otros.

La investigación de Kaneko y Vartanian homenajea la producción de libros de fotografía, una pasión que a juzgar por esta obra tiene en Japón una tradición extraordinaria.

(*) Ver post anterior

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s